Si no somos capaces de decir que no, nuestros síes no tienen ningún valor.

Cuántas veces, cuando nos piden algo, decimos que sí, cuando en realidad querríamos haber dicho que no.
Muchas veces, por miedo al rechazo, por miedo al enfado del otro, por la incertidumbre ante su reacción…

Otras veces, nos puede la falsa creencia de que anteponer nuestras necesidades a las de los demás es ser egoísta.
Hay ocasiones, en las que cubrir nuestras necesidades antes que las de los demás, no sólo no es egoísta, sino que es nuestra responsabilidad.

Tenemos derecho a decir no. Somos libres para decidir si podemos o queremos hacer algo.

No hay nada más generoso que un sí dicho desde la libertad interior que supone superar nuestros miedos.

#bienestaremocional#psicologia#mercedesdelucaspsicologia#psicoterapia#terapiaonline#autoconocimiento#ansiedad#gestionemocional#terapiacognitiva#tallerdepsicologia#estres#asertividad#mercedesdelucas#inteligenciaemocional#autoestima#saludemocional#yovoyaterapia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.