¿Te has preguntado por qué te sientes así?¿De verdad crees que la mejor solución es comer?Comer solo soluciona el hambre. Aunque es verdad, que también nos da momentos de placer. Pero si estás leyendo esto, seguramente no te sientes muy bien con tu forma de comer.En lugar de reprimir la emociones, o taparlas con la comida, aprende a escucharlas y regularlas. Permítete sentirlas y solucionarlas.Para buscar alternativas a la comida, identifica qué es lo que te lleva a comer, en qué momento surge la «necesidad» y busca soluciones para esa emoción en concreto.Tú tienes la capacidad de elegir cómo superar ese momento difícil.Si estás triste, necesitas consuelo. Si estás enfadado, necesitas expresarlo. Si necesitas tiempo para tí, búscalo, priorízate. Si tienes miedo busca algo que te dé confianza… En el momento en que la comida «te tienta», tienes que tener claro cuál es la alternativa que realmente necesitas. Ten preparada una lista: hacer deporte, llamar a alguien, dedicar tiempo a una afición, aislarte y relajarte, expresar tu enfado, distraerte con algo que te guste… Descubre las tuyas!Tú eres el responsable de gestionar tus emociones y tienes la capacidad de hacerlo. Puedes pedir ayuda profesional para gestionarlas mejor. Propóntelo, y verás como, poco a poco, lo conseguirás.#Psicología#Adelgazar#Psiconutrición#Dietasana#Coachingnutricional#Psicoterapia#Autoestima

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.