Cuántas veces nos animamos a hacer cambios en nuestra vida pensando “debería”, o nos enfadamos porque las cosas no son como pensamos que “deberían ser”.

Podemos pensar “debería adelgazar” o “debería ser más ordenado” o “no debería haber dicho eso”, cuando en realidad no hay ninguna obligación. En realidad, son elecciones o deseos. Pero los asumimos como una imposición, puesta por nosotros mismos, por los demás o por la sociedad.

Los “pensamientos debería” solemos aprenderlos en la infancia, según nuestros modelos familiares, el ambiente social al que pertenecemos o a nuestros propios deseos de acercarnos a la perfección o de ser como otros esperan que seamos.

Está muy bien proponerse cambiar y ser cada vez mejor, pero imponérselo no es el camino.

Los “debería” son la raíz del perfeccionismo, de la culpabilidad, de las preocupaciones y de casi todos los enfados.

El no conseguir lo que “deberíamos”, nos lleva a la frustración en vez de a la aceptación. La aceptación, que no la resignación, es el principio de cualquier mejora.

Nuestro bienestar emocional depende del equilibrio entre nuestros derechos, nuestros deseos y nuestras obligaciones. Es importante saber dónde están los límites para poder desarrollar una buena autoestima, mejorar la relación con nosotros mismos y con los demás.

#bienestaremocional#psicologia#mercedesdelucaspsicologia#psicoterapia#terapiaonline#autoconocimiento#ansiedad#gestionemocional#terapiacognitiva#distorsionescognitivas#tallerdepsicologia#estres#asertividad#mercedesdelucas#inteligenciaemocional#autoestima#saludemocional#pensamientosdeberia#yovoyaterapia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.