Si eres de los que picotea cuando está nervioso y aburrido, puede ser que acabes comiendo más de la cuenta y sintiéndote muy mal después.Lo peor de estos momentos, es la sensación de perdida de control. La sensación de no poder hacer nada para dejar de comer de esa manera.La comida no suele entrar en la boca sin que nosotros queramos. Aunque a veces, nos sorprendamos de todo lo que hemos comido sin darnos cuenta. La rutina que os he propuesto, está especialmente indicada para cuando tenemos ganas de comer en un momento diferente a las cinco comidas.Lo ideal es, en vez de comer, hacer una actividad que te ayude a gestionar mejor la emoción que estás sintiendo. Pero, si optas por comer, es mejor hacerlo manteniendo el control de la situación. Así, reprogramarás tu cerebro para que no te haga creer que la comida tiene control sobre ti. Te ayudará a tomar conciencia de la cantidad y las veces que comes, así como de tu responsabilidad. Tendrás más sensación de ser tú el que decide y tiene el control, y esto repercute en tu autoestima y en tu motivación para conseguir tus objetivos. Tú eliges comer sano.#psicologia#psiconutricion#ansiedad#autoestima#saludmental#coachingnutricional#salud#psicoterapia#psicoterapiaonline

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.